Al fin sale a luz…lo que realmente quieren las mujeres (y los hombres)

Si te pones a pensar en todas las películas, los libros que dejaron una huella en tu vida, todos siguen una historia. Una historia con la que te identificas. Hay varias razones para eso pero solo quiero hablar de una.

Cada historia tiene algún deseo, algún sentimiento…

Algo que está dentro de ti y que reconoces o quizás está dormido y en el momento que empiezas a meterte más y más profundo en el tema, sale a luz.

Y es algo esencial cuando escribes. Si no, el lector no va a poder crear una conexión con tu mensaje.

Hace años un amigo me recomendo el libro, Dove. La historia de un quinceañero que fue el primero en navegar alrededor del mundo, completamente solo. Es una historia real escrita en parte con las notas que apuntaba en su diario. Cuenta los altos y los bajos de estar completamente solo en el medio del mar, donde cada momento estaba lleno de aventura y riesgo.

Habla de las tormentas que sobrevivió, las veces que se le cayo la vela… Sus encuentros cercanos con tiburones, los amigos que hizo en el camino, todas las aventuras, la belleza del mar, de los lugares que visito.

Pero entre todo esto hubo algo que me llamo la atención más que nada. 

El espíritu aventurero. El poder dejar a lado todas las responsabilidades y vivir una aventura. Ser un pionero y tener historias que contar por el resto de tus días. 

¿Cuantas personas conoces que pudiesen contar historias asi?

Son muy pocos.

En ese momento de mi vida yo buscaba algo diferente.

Una aventura que me ayudara a sentirme vivo y la encontre a través del libro.

Y eso es lo que hacen las buenas historias. Te absorben completamente y no puedes salirte de la tela de araña y aunque pudieses no lo harías, porque estas fascinado. Porque de alguna manera, esa historia habla tu idioma y te está describiendo y relatando lo que tu deseas experimentar a través de alguien que ya lo hizo, y eso lo hace más real…

Más alcanzable.

En mi caso, el libro encendio mi deseo por la aventura. Por sentir que estaba viviendo mi vida al maximo, sacandole hasta la ultima gota de jugo. 

Este es uno de los deseos que mueven al ser humano.

Hay muchos pero aqui te voy a compartir 8. De hoy en adelante, todo lo que ves, leas, escuches…piensa como de alguna u otra forma estan tratando de encender alguna de estas llamitas.

Son lo que Drew Eric Whitman llama Life Force 8 en su libro, Cashvertising:

  • La sobrevivencia, difrutar la vida, extension de vida.

Por instinto, tenemos el deseo de sobrevivir. De tener lo básico. Queremos disfrutar la vida y ver como extenderla. Piensa vitaminas, suplementos para tu dieta. 

  • Disfrutar comida y bebidas- piensa en los anuncios de licor, vino, cerveza. La pareja tomando cerveza al lado de una playa con arena blanca y un mar, casi transparente.
  • Libertad – estar libre de miedo, dolor y peligro

Puede ser libre de tener que trabajar en algo que no te gusta. Libre de agarrar tu maleta y largarte a donde te ronque la gana. Libre de sufrimiento. Piensa en la gran industria de auto ayuda.

  • Ganar, ser superior, mantener las apariencias

Quien no quiere ganar…celebrar la victoria. El fracaso por más que sea parte de la vida, sigue siendo algo que evitamos. En algún momento te vestiste como el resto de tus amigos, hablabas como ellos, cambiaste tu forma de ser para ser parte del grupo y pertenecer.

  • Vivir de una manera cómoda

Nadie quiere estar sufriendo, estar siempre empujando la carreta y sentir que no importa cuanto trabaja, no avanza. Quieren tener una vida cómoda. Poder hacer lo que les guste.

  • Protección de nuestros seres queridos

Queremos proteger a nuestros seres queridos. Es parte de la naturaleza. 

  • Compañia sexual

Parte de la vida es procrear y dejar un legado. Sea formando una familia o de alguna otra forma. Las personas buscan formar grupos.

  • Ser aceptado por la sociedad

Los humanos son seres sociales. Su habilidad de trabajar en conjunto y ser creativos es una de las cosas que nos diferencia de todos los otros animales.

Si en este momento abres una revista o un periodico y ves todos los anuncios…si prendes la tele y observas todos los anuncios veras que cada uno de ellos te está vendiendo una de estas cosas. Unos te venden varios a la vez. 

Piensa en el perfume o las lociones…el maquillaje.

Piensa en los carros Mercedes Benz ultimo modelo versus un Toyota SUV que acaba de ganar el premio por carro más seguro del anio.

Piensa en libros como el de Dale Carnegie, “Como influenciar y ganar amigos”.

Donde dejas los shows de viajeros y la industria de turismo…

La industria de relojes y ropa de marca…

El mundo de la autoayuda y la libertad financiera.

Mientras más pones atención a tu alrededor, más te das cuenta de como todos estos deseos influyen sobre nuestras decisiones.

Pon atención tambien a las conversaciones que tienes. Hay personas que dominan esto mejor que los demas.

Y mientras más pongas atención y lo puedas reconocer tu seras de esos pocos. De los pocos que saben usarlo para persuadir al lector.