El lector es una cebolla- Quita suficientes capas y se queda en bolas

No era cuento cuando dije que te iba a enseñar a descifrar a tu audiencia.

Ayer desenterramos solo la primera capa.

Y antes de mostrarte un ejemplo, que te va a dar más ideas que una lluvia de ideas con Picasso, Dali y El mero mero Da Vinci, quiero que pienses en esto.

Espero estés poniendo atención.

Aquí vamos.

Tu lector es una cebolla. 

Cada capa va revelando algo más profundo de lo que quiere. Tu trabajo es ir pelando esa cebolla capa por capa, para ir conociéndolo en cada momento más y más, hasta llegar al mero centro.

Y así como cortar una cebolla, mientras más profundo, más emociones sentirás. No necesariamente las tuyas, sino las de tu prospecto.

Eso…se llama empatía. Y es esencial que la desarrolles.

Desde hoy, en este mismo momento, hazme una promesa. 

Una que nunca vas a romper.

De esas donde nos pinchamos el dedo para que salga un poco de sangre, nos damos la mano, y leemos una frase en arameo que nos compromete el uno con el otro, (o la otra) forever and ever, Amen.

Así es…hazlo con tu imaginación.

Desde este momento, siempre vas a preguntar “por qué.” ¿Por qué? ¿Por qué?

¿Por qué me debes hacer caso?

Sencillo…

Si no lo haces, nunca vas a ver más allá de lo que es obvio. La peor parte es que la mayoría de las personas son igual.

Ven lo que pasa, ven a las personas, y ven al mundo, pero rara vez se toman la molestia…

La molestia de…

Observar. 

De preguntar y dejar que la curiosidad encuentre un mundo lleno de tesoros. Pero solo si estás dispuesto a observar te das cuenta de que (recuerdas lo que te dije?) muchas de las respuestas están justo debajo de tus narices… en plena vista.

Ahora que lo pienso bien…

Con que te lleves solo está idea es más que suficiente. ¿Qué planes tienes hoy?

Por que no te das una vuelta por el parque o una calle bien transcurrida. Ve a un centro comercial. Algún lugar, donde este de personas, a reventar.

Elige un lugar cómodo, toma asiento, pluma y papel en mano y escribe lo que observas. Busca el por qué de todo lo que está ocurriendo. 

Haz descripciones cortas de cada persona que ves. ¿Cómo son? ¿Qué les interesa? ¿Qué valoran? Ya se lo que estás pensando…¿cómo puedo saber todo esto? 

No puedes. Pero pon atención a todo y usa tu imaginación.

Observa sus movimientos, su postura, sus expresiones, manera de hablar, la manera de vestir, su cuerpo, todo lo que puedas.

Créeme…podrá ser un poco difícil al principio, pero después de un rato, podrás hacer lo que hace nuestro cerebro casi solo…

¿A qué me refi_ _ o?

Allí está tu respuesta.

P.D. Que haces aquí todavía…no pierdas el tiempo.